Corrientes marinas superficiales


Obtención de campos de velocidades 2D a partir de datos de velocidades radial de un radar HF marin

Dante Figueroa, Rodrigo Cifuentes, James Morales

Uno de los principales usos de los radares HF es la medición de las corrientes superficiales en el océano. Para esto, suelen utilizarse al menos dos radares que barran un área en común pues, cada radar individualmente, solo es capaz de resolver la componente radial de las corrientes (esto es, desde el radar, o hacia el radar). Al trabajar con dos radares, es posible resolver el vector completo de corrientes, obteniendo tanto dirección como magnitud.

En la actualidad, la disposición espacial de los radares marinos de CHIOOS está optimizada para la detección de tsunami, orientando el radar en faro Hualpén hacia el noroeste y el de San pedro de la Paz hacia el oeste. En la práctica, esto implica que solo una porción menor del barrido de ambos radares se encuentra solapada.

Para solucionar esto, el Dr. Dante Figueroa, el estudiante de geofísica Rodrigo Cifuentes y el geofísico James Morales, se encuentran trabajando en un método geométrico-trigonométrico que permita obtener la información completa de corrientes, utilizando solo un radar.

La primera etapa de este trabajo consistió en comprender el mecanismo forzante de las corrientes. En este sentido se estudió el efecto de las mareas (diferencias de nivel del mar) y de los vientos. Para esto se compararon 83 días continuos de datos radiales junto con el nivel del mar en Talcahuano. Los resultados indican que casi un 90% de las corrientes estarían asociadas al viento. En efecto, un estudio de 21 días de corrientes superficiales perpendiculares a la costa, y del viento (Figura 1), muestra la intensa relación existente entre ambas variables. En este caso se observa que fuertes vientos hacia el norte producen intensas corrientes hacia el oeste.

El siguiente paso en este trabajo es combinar los resultados de ambos radares, de modo que se obtenga, con ambos radares, un único campo optimizado de corrientes superficiales en la región.

Figura 1. Relación entre corrientes superficiales perpendiculares a la costa y los vientos costeros, usando 21 días de datos CHIOOS.